Semillas Autoflorecientes

Las semillas autoflorecientes, también conocidas como automáticas o simplemente como autor, son un tipo de semilla caracterizada por su facilidad de cultivo. En concreto, su proceso de floración empieza de forma automática, no dependiendo del fotoperiodo. Derivan de una genética que tiene el nombre de ruderalis, y precisamente viene de zonas con climas extremos para poder resistir mejor las condiciones del medio.

Semillas autoflorecientes

¿Estás buscando las mejores semillas autoflorecientes del mercado? Aquí te las ofrecemos:

¿Qué son las semillas autoflorecientes?

La principal característica que distingue a las semillas autoflorecientes de las que no lo son es la velocidad de floración. Como ya hemos comentado, no dependerá del fenotipo, lo que es lo mismo que decir que no estará sujeta a los cambios de luz del día y de la noche. 

Con independencia de cuales sean las condiciones del exterior, la planta florecerá cuando alcance un determinado punto de madurez. Lo más habitual es que sea en algún momento comprendido entre las 3-5 semanas aproximadamente.

Ventajas de las semillas autoflorecientes

Las semillas autoflorecientes son muy recomendables para aquellas personas que están empezando a cultivar. Su gran ventaja es su adaptación al medio, incluso aunque las condiciones del mismo no sean demasiado favorables.

Digamos que tienen una tolerancia mayor a los errores que podeos cometer en los primeros cultivos. Estas son el resto de sus ventajas.

1. Se cultivan rápidamente

Se calcula que el ciclo de vida al completo de las semillas autofloreciente suele ser de unos 60-90 días. Si lo comparas con el ciclo de las semillas convencionales, te darás cuenta de una importante reducción.

2. Fáciles de cultivar

No tendremos que preocuparnos de las variaciones de luz para que puedan florecer. Ahora bien, sí que habrá que mantener un clima adecuado y asegurarnos de que reciben la suficiente cantidad de luz.

3. Son más resistentes

Estas semillas están consideradas como auténticas supervivientes: podrán resistir mucho mejor a las condiciones del medio, incluso hasta las que son más extremas.

4. No requieren tantos conocimientos como otros cultivos

Suponen un importante punto de partida para todos aquellos que quieran empezar con sus cultivos exóticos. Al no requerir de tantos conocimientos, es más difícil equivocarse.

Podremos conseguir una cosecha rápida y abundante, lo que nos motivará para seguir haciendo experimentos cada vez más complicados.

5. Nos permite montar un sistema discreto

El ciclo de vida de las semillas autofloreciente no superará los 3 meses de vida. Las plantas serán más pequeñas, y esto resulta muy interesante para poder adaptarlas a cualquier espacio, incluso a los más reducidos.

Podrás colocar el cultivo en un patio, en un armario indoor, en un balcón o en cualquier otro lugar de la casa. Al no necesitar de tanto tiempo para ser cultivadas, será complicado que un vecino, u otras miradas indeseables, puedan determinar su existencia.

Importante: a pesar de su gran resistencia, no podemos olvidar de darles un buen mantenimiento. Se recomienda cultivadas los meses con los días más largos si vamos a hacerlas en exterior. Si se cultivan en interior, necesitan de un ciclo de luz de entre 18-20 horas al día.

Hazte con estas semillas y verás como empiezas con buen pie en tus cultivos.

Producto añadido a la lista de favoritos

Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia en nuestra web.

Puedes aprender más sobre qué cookies utilizamos o desactivarlas en nuestra Política de Cookies.